Cofradía de la Tercera Orden

Copyright © 2020

La Almunia de Doña Godina

NORMAS PARA EL MANTENIMIENTO DE BOMBOS

En primer lugar, se sacarán los instrumentos de donde se hayan tenido guardados todo el año (que debería de ser en posición horizontal) y se les quitará el polvo. El instrumento deberá colocarse echado sobre una superficie horizontal y con las cuerdas flojas (las cuales habrían sido destensadas poco después del último día de Semana Santa).

Una vez colocado el instrumento, deberán ser humedecidos los parches con un trapo bien húmedo. Los movimientos extendiendo el agua serán circulares. Esta operación se puede realizar un par de veces, ya que es imprescindible que todo el parche adquiera la humedad uniformemente.

Ejecutado el paso anterior y confirmando la total humedad de los 2 parches, deberemos dejarlos secar alrededor de 15 a 20 días. El bombo deberá colocarse en una superficie plana y en posición horizontal. A ser posible en un recinto fresco. Nunca dejar secar al sol o al lado de la calefacción.

Cuando se hayan secado los parches, deberá tensarse el instrumento SIEMPRE con los tensores que te proporcionará la cofradía. Nunca a mano, ya que se pueden producir: desajustes de aros, abombamiento de la madera e irregular dureza del parche.

Asimismo, el bombo (como tantas veces se ha dicho) debe permanecer siempre que no se toque en posición horizontal, ya que si se deja en posición vertical, el mismo peso de la madera lo abombará por los lados.

Los primeros días de ensayo deberán ser de precalentamiento, es decir, el parche ha estado parado durante casi 7 meses, por lo que es normal que se haya endurecido y no tenga la flexibilidad que tenía los meses en los que se ensayaba casi a diario.

Siguiendo estas sencillas normas de mantenimiento se podrán evitar bastantes problemas y muchas veces un innecesario desembolso económico.

Comentarios cerrados.