Cofradía de la Tercera Orden

Copyright © 2017

La Almunia de Doña Godina

EL ANTES

historia1

San Francisco funda en 1221 la Tercera Orden, aprobada por Honorio III. Se llama Tercera por ser la que en tercer lugar se fundó ya que antes se había fundado la Primera para Franciscanos, y la Segunda de Clarisas (1212).

A unos 50 metros de la puerta de la Balsa existían unas edificaciones y una ermita propiedad de la Cofradía de San Lorenzo (hoy el Fuerte). El documento más antiguo relativo a la Cofradía de San Lorenzo y al convento data de 1605, pero existen documentos que los orígenes de dicha Cofradía existía bastantes años antes.

La Cofradía de San Lorenzo ofreció sus posesiones a la Orden de San Francisco, conocidos y queridos en La Almunia. Se crea una fuerte confraternidad entre los cofrades y los frailes del convento, así la historia hace que estas estén íntimamente unidas. El día 30 de Marzo de 1606, se toma posesión de las casas y ermita de San Lorenzo por parte de la Orden.

Santo con hábito franciscano

Movidos por su objetivo de dar a conocer la liturgia y el catecismo en La Almunia, organizarán la Tercera Orden, pero la primera referencia escrita, hasta hoy, data del 30 de marzo de 1739 en el Estatuto General de Roma de 1700. En 1739 se juntan los doce hermanos de la Tercera Orden que tienen túnicas e insignia para los Vía Crucis, -destruidas en 1808 y mandadas rehacer en 1820- para determinar las normas a seguir ante la muerte de algún hermano, sus mujeres o madres.

Así pues, se regulan los Vía Crucis, sus paradas, días y horarios (por el pueblo, en el convento o por el muro de Ntra. Sra. de Loreto); las procesiones (Semana Santa, del Cordón); la comunión; la catequesis etc. Se presta especial atención a los enfermos arbitrándose apoyos materiales y espirituales y se nombran 2 hermanos enfermeros y 2 limosneros.

En el año 1765, la Cofradía de la Tercera Orden, mandó hacer a sus expensas la imagen de la Soledad. También dio 20 pesos para la imagen de San Francisco, que se sacaba en procesión, junto a la Virgen, cuya peana era transportada por hermanos de la Tercera Orden.

Portada del “Libro Cabreo del convento de San Lorenzo de la villa de La Almunia”, depositado en el Archivo Parroquial de La Almunia.

Portada del “Libro Cabreo del convento de San Lorenzo de la villa de La Almunia”, depositado en el Archivo Parroquial de La Almunia.

Según aparece en el Libro de Cuentas, rentas y determinaciones de la Cofradía, entre 1684 y 1775 había aproximadamente 110 Cofrades y todos ellos pagaban un tributo, en dinero y especie. Se reunían el día 11 del mes de Agosto de cada año para elegir a dos “mayordomos” para administrar las rentas de la Cofradía. Aquí reunidos, organizaban la festividad del Santo que se celebraba anualmente el mismo día en el altar mayor de la Iglesia del convento. También se acostumbraba a admitir nuevos cofrades.

Capilla de la iglesia del convento de San Lorenzo

Su lugar de reunión era la sacristía o Sala Capitular del convento (el Fuerte) y su organización jerarquizada: ministro o presidente, discretos limosneros, depositarios, cobrados, enfermeros, sacristán, maestros de novicios y llamadores. Aunque a finales del XVIII y principios del XIX la elección de cargos se hacía siguiendo el esquema de los 3 Estados (nobleza, eclesiásticos y general), el 20 de Diciembre de 1814 se revoca esta separación pues “parece más conforme a la de Tercera Orden el que no haya distinción entre sus hermanos pues todos son hijos de San Francisco”. Es en estos años (1814) cuando el número de hermanos y hermanas aumenta considerablemente: 351 mujeres y 241 hombres.

Impreso de la cartilla de los hermanos seculares de la Tercera Orden de San Francisco

Impreso de la cartilla de los hermanos seculares de la Tercera Orden de San Francisco

Podían pertenecer a la Tercera Orden los fieles y católicos, después de ser informados su vida y linaje para demostrar su idoneidad. Debían tener 16 años cumplidos, vestir con humildad, tenían prohibido asistir a espectáculos, bailes y comedias, la misa diaria era obligatoria, se comprometían a dar limosnas y a realizar obras de caridad. El Capítulo de la Tercera Orden se reunía una vez al año y en el mismo eran renovados los oficios.

En 1883, León XIII modifica la Regla por la Constitución “Misericors Dei Filius”. Esta modificación será recogida por el franciscano E. Gutiérrez en 1946 hasta que se instituye la Cofradía de la Tercera Orden en 1996.

El convento pasa por varias vicisitudes. Una de ellas fue el gran incendio que se produjo el día 16 de Febrero de 1752. Todos los vecinos demostraron su gran devoción colaborando con su ayuda económica. En 1804 se hace la reparación después de 200 años de su fundación y en ello participó con sus limosnas toda la villa de La Almunia, se recogieron 16.840 reales de vellón en dinero y en efectos. La obra duró 14 meses.

Otro acontecimiento fue la invasión francesa en 1808. El convento sufre el robo y saqueo. Tras provocar un nuevo incendio, los franceses destinaron el convento a castillo de su guarnición y les sirve de fuerte (de ahí su nombre actual). En 1813 vuelve a los religiosos el convento. Comienza de nuevo su reconstrucción, y el 24 de Diciembre de 1814, se colocan las campanas recuperadas en Zaragoza y el día 1 de Octubre está listo para poder habitarlo de nuevo.

Permanecen las ruinas de un pasado esplendoroso del convento y la Cofradía de San Lorenzo, tan solo resta la Iglesia. Después de la desamortización de Mendizábal, pasó a manos privadas, los almunienses lo han conocido como el “Fuerte” y lo han visto utilizado para trabajos industriales o agrícolas.

En el año 2001, en acuerdo plenario, fue comprado a sus propietarios por nuestro Ayuntamiento. La escritura se firmó en diciembre de 2001. Mediante el apoyo de la Diputación Provincial de Zaragoza se acordó su restauración, con ayuda de fondos FEDER europeos, lo que supuso una subvención del 50% del presupuesto. Todo parece ser que se está desarrollando según lo previsto y así recuperar un bello edificio.

EL DESPUÉS

En 1996, se realizan nuevos Estatutos que mantienen las ideas principales de la Antigua Tercera Orden. Se empieza con la captación de nuevos Cofrades con el fin de realzar las procesiones de Semana Santa y con la idea de sacar todos los pasos que, poco a poco se van recuperando y restaurando. Para acompañamiento de estos pasos, se crea una sección de cornetas, tambores y bombos formada principalmente por gente muy joven, de ambos sexos que va creciendo hasta llegar en este momento a 70 personas de las 159 que en este momento forman parte de nuestra Cofradía y en la que conviven desde niños de muy corta edad hasta personas mayores de 80 años y con prácticamente toda su vida como miembros de “La Tercera Orden”.

Por tradición, seguimos manteniendo la indumentaria de nuestros hermanos Cofrades antepasados, se compone de túnica y tercerol de color negro, y cíngulo blanco. Por otro lado la indumentaria de los socios Cofrades de la sección de banda, se compone de túnica y capirote de color morado, cíngulo blanco y cubre-tambores / bombos / cornetas, también de color morado, portando capa color marfil.

El estandarte de la Cofradía consta del anagrama de la misma, bordado en hilo de oro y colores, sobre fondo blanco, que siempre abre los desfiles procesionales de la misma, acompañado de Bandera.

A cargo de la Cofradía están los guardias romanos que custodiaban el Santísimo en la Iglesia los días Jueves y Viernes Santo. Un cabo y ocho soldados se relevaban en dicha guardia cada dos horas, no conservándose esta tradición en la actualidad, pero sí siguen acompañando el paso de la Santa Cama en la procesión del Viernes Santo.

Los fines de la Cofradía son los que aparecen descritos en sus Estatutos, ayudando a mantener el espíritu pasionista del pueblo, así como de ayudar en la organización de todas las procesiones y actos de la Semana Santa.

Desde su fundación, la Cofradía de La Tercera Orden ha participado activamente en la Semana Santa de La Almunia, en las procesiones de Domingo de Ramos, en el Vía Crucis del Martes Santo, el Jueves y Viernes Santo, así como el Sábado y Domingo de Resurrección en colaboración con la Parroquia y con la Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto de Jetsemaní.

La Cofradía de La Tercera Orden, desde 1999, está Hermanada con la denominada “Fraternidad Musical Pro Semana Santa”, que surge ante la creciente necesidad de establecer lazos de fraternidad entre las diferentes localidades y el deseo de fomentar la Semana Santa desde el punto de vista cristiano, pero también cultural, histórico y folklórico. Se pretende también canalizar el aspecto musical en el contexto de la manifestación de la vivencia de la fe y de su compromiso en el mundo, la ocupación del tiempo libre de los jóvenes a través de los ensayos, la difusión y el conocimiento de nuestros pueblos, la continuación de una actividad tradicional de Aragón y el sentido de la convivencia y hermandad de todos los integrantes, en una auténtica exaltación sin rivalidad alguna.

Marzo de 2004.

Bibliografía:

  • Las Cofradías y su relación con la historia de La AlmuniaRevista Ador 1. “Centro de Estudios Almuniense”. 1996 Autora: Mª Carmen Potoc Pozo.
  • El convento de San Lorenzo de La Villa de La Almunia . Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina. Año 2002 Autor: Fco. Zaragoza Ayarza.